Una ojeada sobre los hallazgos encontrados acerca de OVNIS y seres extraterrestres

Una Prueba Sobre OvnisLos primeros registros modernos sobre OVNIS

Escrito por Pilar Guiroy

Antes de que la expresión ‘platillo volador’ y ‘OVNI’ fueran acuñadas en los años ’40, había un número de reportes sobre extraños e incógnitos fenómenos aéreos. Estos informes son de mediados del siglo XIX y llegan hasta principios del XX. Contienen la siguiente información:

  • En Julio de 1868, los investigadores de estos fenómenos determinaron que la primera visión moderna documentada ocurrió en la ciudad de Copiapo, Chile.

  • El 25 de Enero de 1878, el Denyson Daily News escribió sobre un granjero local llamado John Martin que afirmó ver un objeto circular, oscuro y largo parecido a un globo que volaba “a gran velocidad”. Comparó su tamaño con el de un “gran platillo”.

  • Registros de “misteriosos aviones” aparecieron en los periódicos norteamericanos en 1887 y en 1896-7, y otra ola de visiones ocurrió de 1909 a 1912 en Nueva Inglaterra, en Europa y en Nueva Zelanda.

  • El 28 de Febrero de 1904 tres miembros de la tripulación del USS Suply observaron algo extraño a 300 millas al oeste de San Francisco; este reporte lo hizo el teniente Frank Schofield, quien luego sería el comandante en jefe del Battle Fleet. Schofield informó que vieron 3 objetos circulares de color rojizo y forma ovoide volando en formación escalonada, que se acercaron a la capa de nubes para luego cambiar el curso y planear sobre ellas, alejándose de la tierra después de 2 o 3 minutos. La mayor tenía un tamaño aproximado de seis soles.

  • El 17 de Noviembre de 1882 un inusual fenómeno fue observado por el astrónomo Edgard Walter Maunder del Greenwich Royal Obervatory y por otros astrónomos europeos. Se escribieron muchos artículos en la revista Nature y en otros periódicos científicos. Maunder en The Observatory escribió sobre un “extraño visitante celestial” que tenía “forma de disco”, “forma de torpedo”, “forma ovoide”, y que era “igual a un dirigible Zeppelín” como lo describió en 1916. Era mucho más brillante que las luces de la aurora, tenía bordes bien definidos y era opaco en el centro, blanquecino o verde claro, de 30º de largo y 3º de ancho, y se movía a ritmo constante a través del cielo septentrional tardando menos de 2 minutos en ir del este al oeste. Maunder dijo que era muy diferente en sus características de un meteoro o de cualquier aurora que hubiera visto antes. Sin embargo, Maunder (y algunos otros astrónomos) pensaba que esto se relacionaba probablemente con el magnetismo de las manchas solares de una tormenta que ocurría al mismo tiempo; Maunder la llamó una “rayo de aurora”.

  • El llamado ‘incidente Fátima’ o ‘milagro del sol’, presenciado por miles de personas en Fátima, Portugal el 13 de Octubre de 1917.

  • El 5 de Agosto de 1926, mientras viajaba a las montañas Humboldt de la región Kokonor en el Tibet, Nicholas Roerich informó que miembros de su expedición vieron en el cielo “algo grande y brillante que reflejaba el sol, como un objeto oval gigante moviéndose a gran velocidad” (extracto de su diario Altai- Himalaya, publicado en 1929). Aunque Roerich no dice qué cree que era ese objeto, otros pasajes cuentan narraciones teosóficas sobre civilizaciones antiguas y su tecnología.

  • Tanto en el escenario aéreo europeo como en el japonés durante la 2º Guerra Mundial, los “Foo fighters” (bolas de luz y otras formas que seguían a los aviones) fueron vistos por pilotos de los Aliados y del Eje.

  • El 25 de Febrero de 1942, la armada de EEUU detectó una nave no identificada en el radar y a la vista sobre Los Ángeles, región de California. La nave  se mantuvo en vuelo soportando 20 minutos de ataque del armamento. Los orígenes de la nave nuca fueron descubiertos. El incidente fue posteriormente conocido como la Batalla de Los Ángeles, o la redada aérea de la costa Oeste.

En 1946 habían más de 2000 informes sobre naves no identificadas en las naciones escandinavas, junto a testimonios aislados de Francia, Portugal, Italia y Grecia, posteriormente llamadas “el granizo ruso”, y más tarde “cohetes fantasmas”, porque se creía que estos objetos misteriosos eran pruebas rusas capturadas como el German V1 o los cohetes V2. Pero fue demostrado que este no era el caso, y el fenómeno permanece como un enigma. Unos 200 fueron rastreados por el radar y se estimaba que eran “objetos reales y físicos” según la policía sueca. Una fracción significativa del resto fue interpretado como un error de identificación de fenómenos naturales, como los meteoros.

Siguiente tema: OVNIS en la era moderna